Todas las manteletas oficiales 2015

Artesanía Viana sigue siendo oficialmente la firma proveedora de las manteletas de las Falleras Mayores de Valencia y de las Cortes de Honor y por el tercer año seguido también de las mantillas que las representantes de las fiestas valenciana lucen en la Ofrenda a la Virgen de los desamparados.

Desde cuando empezó su experiencia con Junta Central Fallera, la firma ha ido innovando y creando piezas distintas y exclusivas, con el fin de elaborar conjuntos perfectos para los Espolines Oficiales y los trajes de las señoritas de las Cortes. La regla ha sido sencilla: cada año más y mejor.

Este año, la Fallera Mayor de Valencia con su Espolín ha llevado el dibujo “Estefanía”, trabajado sobre un tul de seda bordado en punto de cadeneta con 3 hilos: oro claro, oro antique y seda beige. Todo el dibujo está remarcado con 1 kg de lentejuelas doradas y cosidas una a una de manera manual. Las manteletas del segundo traje oficial llevan el dibujo “Palmeras” realizado sobre tres clases de tejidos: un tul de algodón, una muselina inglesa y una seda rayada, unidos con entredoses de valencienne y puntilla de guipure, mientras que la orilla es un dobladillo de muselina de un centímetro. El bordado, en cadeneta manual, es en color plata, ribeteado en hilo de seda color blanco roto y lentejuelas plateadas.

Para el Espolín oficial de la Fallera Mayor Infantil se ha creado el dibujo “María” sobre una organza de seda natural con un bordado en cadeneta manual color oro y ribeteado en hilo de seda beige y un motivo que va remarcado con lentejuelas partidas bañadas en oro y cosidas a mano. Para su segundo oficial se ha optado por un rameado realizado sobre un tul de algodón suizo con un bordado en hilo de plata antique que reproduce pequeños detalles rematados en hilo blanco. La lentejuela es de color plata y va toda encadenada al alrededor de una cenefa con un pequeño centro en el medio del delantal.

Con la manga de farol, la Corte de Honor, lució un juego de algodón bordado en hilos de oro y seda beige y lentejuela dorada sobre un dibujo estudiado adrede para crear armonía con el dibujo de la tela. Para el traje del siglo XVIII la firma ha preferido una seda rayada bordada en beige con varios toques de recorte y lentejuela plateada.

El traje del XIX de la Corte Infantil lleva un juego realizado sobre un tul de mantilla bordado en oro claro con un dibujo compuesto por unos motivos florales muy a consonancia de la tela de las niñas y pequeñas lentejuelas cosidas por los dos lados, mientras que, para el segundo, una muselina bordada con hilo beige, un sutil salpicado de lentejuelas y puntilla de guipure.

La verdadera novedad de este año ha sido la forma de las mantillas: una réplica de una pieza antigua de forma redonda que se alarga en los extremos delanteros. Tul negro para las mayores y tul blanco bordado en hilo beige para las pequeñas. Una pieza muy fácil de colocar que no pesa nada de aspecto muy ligero.