Artesanía Viana y las manteletas oficiales

Un año más, Artesanía Viana ha sido la empresa proveedora de las manteletas oficiales de las Falleras Mayores de Valencia y de las Cortes de Honor, obteniendo éxito gracias a nuevos motivos, decoraciones y elaboración de las piezas que han sido lucidas.

En su séptimo año como firma oficial de Junta Central Fallera, Artesanía Viana ha evolucionado aún más su forma de crear manteletas, alcanzando todos los objetivos a través una estricta colaboración con los Indumentaristas Oficiales, 1700 Indumentaria Valenciana y Josep Corts Indumentaristes.

Este año la Fallera Mayor de Valencia ha lucido el dibujo “Carmen”, creado exclusivamente para ella y su Espolín, trabajado sobre un tul de algodón puro en color ocre, bordado en hilo de oro con cadeneta manual y perfilado en hilo de seda en crudo. Cabe destacar que el juego lleva 10.000 lentejuelas y un proceso creativo de 290 horas laborales. Las manteletas del segundo traje están realizadas en cadeneta artesanal en dos tonos de beige sobre una base de nipis que combina puntillas y entredoses, terminando con un valencienne rizado y lentejuelas plateadas.

Al igual que Carmen, también Claudia Villodre, Fallera Mayor Infantil, para su Espolín ha estrenado unas manteletas que llevan su nombre. El bordado es en cadeneta manual en metal dorado y pequeños toques de Richelieu en hilo de seda crudo, perfilando el dibujo con 10.000 lentejuelas bañadas en oro y cosidas a mano. El juego que acompaña el traje oficial del siglo XVIII es en dos tonos de beige sobre una muselina inglesa, combinando dos tipos de entredoses, uno de tira bordada y uno de valencienne, mientras que la puntilla del canto es un valencienne.

Las manteletas del primer traje de la Corte de Honor llevan el dibujo “Flores”, bordado en punto de cadeneta sobre un tul de algodón en hilo dorado, con lentejuelas de 3mm bañadas en oro. Para el segundo traje, Artesanía Viana ha creado unas manteletas cuya mayor novedad es la forma de pico del delantal, realizándolas en dos tonos de beige y lentejuela plata sobre una base de muselina y un remate con los mismos encajes de alençon que los corpiños.

La Corte Infantil para su traje del siglo XIX ha lucido el dibujo “Lazos”, bordado en oro y crudo sobre una base de algodón puro, mientras que, el juego de pañuelo y delantal del segundo traje oficial son el resultado de la combinación de dos tejidos distintos: la parte central está bordada sobre una gazar, mientras que la exterior, en tul-mantilla, tiene forma de puntilla, pero no va funcida. Al contrario, las dos piezas han sido encrustadas manualmente para crear este efecto. La pañoleta de pico está bordada sobre el mismo tejido de la parte exterior del delantal. Ambas llevan un bordado en cadeneta en color crema y lentejuelas plateadas.